martes, 28 de diciembre de 2010

Crisis y jamones.

 Por su gran interés, reproduzco este artículo de D. Luis del Pino, publicado en Libeertad Digital.

Análisis de situación (II): La socialización del coste de la crisis

 
Que estamos en la ruina es un hecho. El debate ya no se centra en si vamos a quebrar, sino en cuáles serán las consecuencias de esa quiebra que ya se da por descontada.
Cada vez se alzan más voces reclamando una terapia de choque. Se plantea incluso la posibilidad de formar un gran gobierno de coalición, que afronte desde una óptica no partidista lo que ya constituye una auténtica situación de emergencia en el terreno económico. Un gran gobierno de coalición capaz de imponer una serie de reformas económicas que, aunque no eviten la quiebra, al menos aminoren sus efectos.
Pero ese planteamiento es profundamente incorrecto, porque parte de un error de concepto: confundir la enfermedad con el síntoma.
Nuestro problema - nuestra enfermedad - no es la ruina económica: la quiebra de nuestras finanzas no es más que la manifestación - el síntoma - del verdadero problema de fondo, de la verdadera enfermedad, que no es otra que la ruina institucional.
Todos los países han sufrido la crisis desatada por el estallido de la burbuja inmobiliaria global. Pero, mientras que otras naciones han recuperado ya la senda del crecimiento, en España las consecuencias de la crisis han sido mucho más calamitosas y amenazan con derivar en un estancamiento de larga duración. Porque, a diferencia de otros países que cuentan con instituciones sólidas, en España tenemos un sistema político profundamente perverso. Nuestras democracia está gravemente enferma y es esa enfermedad la que nos hace mucho más vulnerables a cualquier crisis.
Contamos con un estado autonómico inviable y con un sistema político nada representativo, y el mantenimiento de ese estado y de ese sistema requiere de ingentes cantidades de dinero, que se invierten en comprar una estabilidad artificial.
Ese dinero se invierte, por ejemplo, en mantener unos partidos y unos sindicatos que no podrían vivir de las cuotas de sus afiliados. Se invierte en dar de comer a dieciocho redes clientelares distintas, que refuerzan el poder caciquil del gobierno central y los gobiernos autonómicos. Se invierte en generar tensiones territoriales artificiales, que falsean el debate político y destruyen lentamente el poder y la cohesión del Estado.
Mientras no afrontemos ese problema, mientras no encaremos el verdadero origen de nuestros males, cualquier medida exclusivamente económica será inútil, además de inmoral.
Inmoral, porque no se puede exigir sacrificios a los ciudadanos mientras se sigue malgastando el dinero a manos llenas por parte de las distintas administraciones públicas. E inútil porque, aunque se consiguiera estabilizar temporalmente las cuentas por el procedimiento de empobrecer significativamente a los españoles, el motor de nuestra economía no podrá funcionar a pleno rendimiento mientras no se deje de desperdiciar dinero en rozamiento interno. ¿Cómo puede ser competitiva, por ejemplo, una pequeña o mediana empresa española que se ve forzada a lidiar con dieciocho legislaciones diferentes?
En consecuencia, ¿qué es lo que se debe hacer? Pues aprovechar la oportunidad que la crisis nos presenta para reclamar las verdaderas reformas estructurales que nuestro país necesita.
Lo que debemos exigir no es que se pongan en marcha medidas de ajuste duro que hagan recaer el peso de la crisis sobre las espaldas de los ciudadanos, sino que se acometan las reformas estructurales que permitan evitar otras crisis similares en el futuro:
- es el momento de reclamar un desmantelamiento parcial y una armonización del actual sistema autonómico;
- es el momento de exigir reformas que incrementen la participación ciudadana y la representatividad del sistema parlamentario;
- es el momento de acabar de raíz con el asalto nacionalista a la Constitución y poner en marcha políticas de estado que defiendan los intereses reales de los españoles, dentro y fuera de nuestras fronteras.
Voy más allá: no sólo no debemos exigir que se apliquen medidas de ajuste duro a los españoles, sino que debemos oponernos activamente a que esas medidas de ajuste duro se apliquen mientras no se hayan acometido, con carácter previo, esas otras reformas que permitan atajar el verdadero problema de fondo.
Debemos, por ejemplo, oponernos a cualquier bajada de las pensiones mientras no se ponga coto al despilfarro autonómico: acabemos primero con las redes clientelares y exijamos luego a los pensionistas que se ajusten el cinturón.
Siempre me han hecho mucha gracia esos anuncios donde se pide a la gente que ahorre agua al lavarse los dientes. Y me hacen gracia porque, cada vez que los oigo, me acuerdo de que más de un 30% del agua captada se pierde en las fugas de los propios sistemas públicos de conducción, por un mantenimiento inadecuado de las cañerías. Y me acuerdo también de que, a través de la desembocadura del Ebro, se tiran al mar más de 130.000 litros de agua dulce por habitante y año. Esos 130.000 litros por habitante tirados al mar darían para que nos laváramos los dientes varias decenas de veces al día, hasta desgastárnoslos.
Pues bien, de la misma manera que no tiene sentido pedir a los ciudadanos que ahorren un poco de agua mientras se desperdician por otro lado cantidades ingentes, tampoco tiene sentido pedir a los ciudadanos sacrificios mientras el estado sigue derrochando el dinero con prodigalidad.
¿Ajuste duro? Reparemos primero las cañerías del estado y evitemos que se viertan cataratas de dinero en el mar de la corrupción, de las tensiones autonómicas y del clientelismo.
Exijamos, antes que nada, que se aprieten el cinturón las propias administraciones y aprovechemos para pedir la reforma del estado autonómico, la separación de poderes y la profundización en los mecanismos de participación democrática.
Exijamos, en definitiva, que no traten de socializar el coste de la crisis quienes no quieren otra cosa que perpetuar los vicios que han dado origen a la presente ruina.
De lo contrario, no sólo estaríamos haciendo recaer el peso principal de la crisis sobre quienes no la han provocado, no sólo estaríamos renunciando a pedir responsabilidades a los verdaderos culpables de nuestra ruina, sino que estaríamos desaprovechando esa oportunidad de oro (quizá la última) que la crisis nos presenta para mejorar nuestra maltrecha democracia.


Y ahora, para mejorar el ánimo, les presento un maravilloso invento que sin duda merecerá la aprobación de todos los que esto lean, excepto de los musulmanes.
No se puede contentar a todo el mundo.

video


No me digan que no es el regalo ideal para el día de Reyes.

38 comentarios:

  1. Completamente de acuerdo con lo que dice y que además es absolutamente obligatorio para no quedarnos como Zambia o Zululandia.

    Mientras no se reforme la Constitución eliminando el sistema autonómico y se cree una nueva Ley Electoral, el país no tiene solución alguna a todos los problemas que hay.

    Lo de la máquina de copiar jamones es muy bueno.

    ResponderEliminar
  2. España tiene una burbuja política que ha dado lugar a la burbuja inmobiliaria y al zepelin de deuda privada y pública.

    Las Autonomías son economicamente inviables. Sólo que interesan a los nacionalistas y a los partidos políticos que pueden nombrar miles de cargos.

    Estamos listos de papeles.

    ResponderEliminar
  3. "Siempre nos quedará el jamón". Esto no nos lo quita nadie, ni el mismísimo moro.

    ResponderEliminar
  4. Totalmente de acuerdo con el artículo, subrayaría la frase "no se puede exigir sacrificios a los ciudadanos mientras se sigue malgastando el dinero a manos llenas por parte de las distintas administraciones públicas."

    Por cierto ¿dónde podría conseguir una máquina de esas que copian jamones?

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Falta nos va hará una maquina así para poder celebrar las Navidades siguientes. Yo este año he comprado un jamón para ver si alguien me hace copias, que de momento no es considerado piratería.
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Lo has planteado perfectamente, no se debe tratar un síntoma sino la enfermedad que lo produce. Un Estado mastodóntico que no hace más que tragar, mientras que impone restricciones a los ciudadanos, y eso no es ni justo ni democrático.

    Yo comenzaría por las autonomías (son obscenas) y por las donaciones, no es moral que se congelen las pensiones mientras se regala el dinero a espuertas. Lo que más me inquieta es el final, porque, en efecto esta es quizá la única oportunidad que tengamos de cambiar el sistema.

    Sería interesante utilizar a los políticos como residuos orgánicos, una vez bién carbonizados, para la máquina de copiar jamones.

    ResponderEliminar
  7. Me parece que vamos a tener que comprar una maquina de esas para copiar jamones, y tener un cajero automático en casa para pagar todas las facturas que se nos vienen encima, aparte de la subida de la luz y el gas, claro está,porque con los salarios y las pensiones congeladas, vamos a pasar frió.Y como no comencemos a soltar el lastre de las autonosuyas, de las diputaciones, y del sueldo de los políticos, el 2011 va a ser jodido.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  8. De las muchísimas cosas que no entiendo, especialmente no entiendo la razón de afirmar que el actual sistema parlamentario no es representativo. No lo entiendo. Y me imagino que en su inmensa sabiduría este hombre encontrará una fórmula para que haya un parlamento distinto, que seguramente sería el parlamento que más se adapte a sus gustos.

    Tampoco entiendo nada, pero nada, lo que quiere decir desmantelación parcial del sistema autonómico. O se desmantela, o no se desmantela. Si se desmantela me imagino que se desmantelará sin tener en cuenta que los parlamentos autonómicos, llegado el caso, no quieran ser desmantelados, con lo cual nos encontraríamos con que este hombre, al que le parece que la participación ciudadana en los asuntos que le conciernen es buena, puntualmente consideraría que es mala si no dice lo que a él le gustaría que dijese, y por tanto actuaría en consecuencia. Fundamentos democráticos sólidos, los de este hombre.

    Y ya, puestos a recibir ideas brillantes, se nos dice que el sistema autonómico, luego de su desmantelamiento parcial, necesitaría armonización. No sabe este hombre que existió un pacto de estado que creó la LOAPA, por lo que se ve.

    Yo creo que la cuestión central es esta: no le gustan las autonomías; no le importa que a la gente que vive en ellas le gusten las autonomías o no; si la gente opina como él, no habrá problema y se armonizará todo, y si no, se armonizará a narices, porque claro, no olvidemos que este hombre ama la representatividad parlamentaria y la participación ciudadana, y por eso actúa en consecuencia, pensando en nuestro bien.

    Yo no sé, pero me parece que toda esta historia ya fue escrita hace muchos años.

    ResponderEliminar
  9. Jorge que le pareceria a usted si ninguno de esos parlamentarios autonomicos pudiera cobrar a mes mas que un medico o un juez, asi tal vez si se podrian mantener,
    Creame usted que solo es cuestion de tiempo,porque personas como yo no vamos a parar de luchar hasta que este sistema sea justo y funcione.

    ResponderEliminar
  10. No entiendo bien el razonamiento. Está perfecto luchar porque los sistemas funcionen, y por la justicia. Por lo demás, a los parlamentarios hay que pedirles que trabajen, no que no ganen lo que establece el BOE. Y me da igual si son autonómicos o no.

    ResponderEliminar
  11. EL BOE ACTUALMENTE LO HACEN AL INTERES DE SU SERVICIO Y NO DEL NUESTRO Y LO CONSIENTEN PALMEROS COMO USTED

    ResponderEliminar
  12. No hombre, yo no tengo más fuerza que la que tiene mi voto. En ese sentido, hablando en térmnios cuantitativos, su voto vale igual que el mío, así que por muy palmero que sea, lo que tiene ud. es que convencer con sus argumentos para que se pueda constituir una mayoría que piense como usted. No hay otra forma de hacer las cosas, de momento. No sé si insultando sumará muchos adeptos, aunque nunca se sabe.

    ResponderEliminar
  13. Sr. Tellagorri:
    Completamente de acuerdo.
    Nuestro problema es estructural, de ahí que nos afecte la crisis económica más que a otros países, donde es puramente coyuntural.
    Ellos padecen gripe, nosotros pulmonía.

    ResponderEliminar
  14. Bucan:
    Las autonosuyas sólo interesan a la casta política para enchufar a afiliados, familia, amigos, etc.
    Es una nueva forma de caciquismo.
    La llevamos clara.

    ResponderEliminar
  15. Bwana:
    Cuando se regala un jamón, el regalado contesta:
    "Este puede ser el inicio de una gran amistad",
    pero mejor aquí que en Casablanca.

    ResponderEliminar
  16. Elena:
    Así es.
    Mucho recorte de aquí y de allá, pero la casta no se recorta ni el pelo, ni las subvenciones a sus amigos.
    En la calle debiéramos estar.

    Lo de la máquina de momento está difícil: he hablado con la fábrica y me dicen que se han agotado, y que en enero volverán a iniciar la producción.
    Se compra en estancos y licorerías.

    ResponderEliminar
  17. Caballero ZP:
    No lo diga muy alto, que se le apropian de la idea!
    Que a éstos con tal de sacarnos los euros del bolsillo les da lo mismo Juana que su hermana!
    Que le aproveche la pata!

    ResponderEliminar
  18. Candela:
    Por fin contresté a tu comentario en la anterior entrada, pero es que no sé por qué no había aparecido el tuyo.

    Evidentemente la casta no quiere reformar el sistema pues miles de afiliados, familiares y amigos cobran suculentos sueldos de adaministraciones y empresas públicas, que es lo que nos lleva a la ruina.

    La casta está bien en el vertedero, que si lo usas como materia prima para la máquina los jamones te pueden salir con sabor a madera o cosas aun más repugnantes.

    ResponderEliminar
  19. Manuel:
    Lo que tendremos que hacer es ir trabuco en mano y en cuadrilla al congreso y al senado y saquear las cajas destinadas a pagar los emolumentos de sus señorías.
    Co eso no nos hacía falta la máquina: todos los días podríamos comprar un jamón (y de los buenos!)

    ResponderEliminar
  20. Jorge:
    Porque no representa la realidad social.
    Los partidos nacionalistas están híper representados, mientras que otros que se presentan en todo el territorio con má votos sólo tienen un par de diputados.
    En democracia un hombre es un voto, y aquí depende de dónde metas la papeleta en la urna tu voto vale más o menos.
    Lógicamente se trata de desmantelar el estado autonómico en su aspecto político, quizá a nivel administrativo sea bueno que no todos los niveles de decisión estén centralizados.
    Ya sabemos que ningún parlamento autonómico querrá desaparecer: de qué iban a vivir todos ellos?, por lo que su opinión no ha de ser tenida en cuenta, ni lo que quieran las minorías nacionalistas, que son los que viven del cuento.
    El sistema es claramente inviable.
    Efectivamente, esta historia ya se ecribió hace muchos años: hemos visto que es inviable y ha fracasado, creando todo tipo de rivalidades.
    Hay que eliminarlo, por mucho que les duela a algunos.

    ResponderEliminar
  21. Querido Amigo y Hermano. Todo lo que Digas, Aparte de CIERTO, es Poco.Y ya que Hablas de Jamones y por Correlación, me permito REcomendarte que veas una película,-(supongo que la verías pues es antígua ya pero Descojonante)-, "De Cerdos y Diamantes".
    El Asunto sigue Correlacionado. MAFIA+Leguleyos Políticos Digitales+Tesoro Nacional Saqueable= "MEMOCRACIA OLIGÁRQUICA TAIFAL ESPAÑOLA Y OLÉ"...
    Por Cierto yo ya He Hecho Provisión de Sal Gorda para Postas, que No MATA PERO ¡JODE QUE NO VEAS! ¿A qué esperas Tú, Amigo? Jejeje
    Un Abrazo y ¡¡RIAU RIAU!!

    ResponderEliminar
  22. Jorge:
    El Problema es el que apunta Alberto: ellos hacen el BOE, se ponen el sueldo, los complementos y demás gabelas, y no renuncian a ellas.
    Tienen retribuciones de alto ejecutivo, pero las camuflan de tal forma que pagan como mil euristas.
    Nos estafan de mala manera.

    ResponderEliminar
  23. Alberto:
    El problema es que tenemos 80.000 políticos, más coches oficiales que los USA, más de tres millones de funcionarios (sin contar los empleados de las empresas públicas), cuyas palantillas están mal distribuidas....
    Que el dinero que hace falta en casa nos lo gastamos en fondos de ayuda al desarrollo que sólo ayudan a los amigos de algunos, en cúpulas que se caen... vamos, que nos gusta vivir a todo tren y somos pobres como ratas.
    Bienvenido a esta tu casa.

    ResponderEliminar
  24. Old Nick:
    Nos podemos hartar a hablar y hablar... que no nos hacen caso.
    Si los mandáramos a todos a su pueblo a cavar melones quizá las cosas cambiaran.

    Procuraré volver la película, aunque reconozco que en su día no logré cogerle el gusto.

    La sal gorda, de la que siempre procuro tener en casa es un producto milagroso: lo mismo sirve para curar los jamones, que para añadirlo al pulpo a la gallega, para hacer unas gambas a la plancha... y para echarlo al trabuco y ponerle a alguno las posaderas al punto de sal...!
    Viva la sal gorda!

    Memocracia, cagarrocracia... cualquier cosa menos democracia.

    ResponderEliminar
  25. Unas consideraciones estadísticas sobre la representatividad:

    - El algoritmo D´Hondt ya prima, a día de hoy, a los partidos mayoritarios

    - Si se opina que aún así hay una perversión de los resultados debido a la circunscripción provincial, y aplicamos la circunscripción única, cualquiera puede comprobar lo que pasa dividiendo el número de votos por el número de escaños. Ejemplo elecciones 2004: la representación nacionalista quedaría como está, con un incremento de un diputado por CIU y uno menos PNV. El resto de los nacionalistas, igual. El partido más beneficiado sería IU con 13 diputados más, y los más perjudicados PP con 8 menos y PSOE con 6 menos.

    - Lo anterior se expica porque la circunscripción provincial a quien beneficia es a provincias muy poco pobladas que tienen un mínimo de escaños tengan la población que tengan, (hablamos especialmente de las de las dos Castillas), y eso incide directamente en el resultado final, en el cual se ven beneficiadas tanto por el algoritmo D´Hont como por el bajo coste por escaño. Es mucho más barato conseguir un diputado del PP en Ciudad Real que uno de CIU en Barcelona, y eso no hay forma de modificarlo en circunscripción provincial.

    - Todo lo anterior ni me gusta más ni me gusta menos, es lo que hay, y no me lo invento yo, pues son estudios estadísticos hechos por diferentes universidades españolas. Si alguien los quiere consultar se los paso encantado.

    - Si alguien pretende arreglar el mundo mediante un artículo en LD, lo primero que debe de hacer es plantear un estudio serio, y ofrecernos el sistema de representatividad alternativa. Una posibilidad sería suprimir partidos, a lo que creo que alguno se sumaría encantado; y otra sería hacer trampa en la composición del parlamento. Por supuesto, esto ya está contemplado en un estudio de la Universidad de Valencia, creo. La trampa sería mantener 350 escaños en circunscripción provincial y sistema D´Hont y añadir 50 en circunscripción única, hasta 400. Ambas cosas chocan directamente con el discurso democrático, aunque no sé si importa.

    - He intentado ofrecer datos matemáticos,y repito que están disponibles para el que los quiera consultar. Por eso me hizo cierta gracia el discurso de la representatividad. Y el de la armonización no digamos, pues la LOAPA, que ni siquiera atendía al fondo del asunto, sino a la velocidad, fue tumbada en su día por el Tribunal Constitucional, que como todo el mundo sabe está compuesto por jueces afines a PP y PSOE, aunque en realidad esté manipulado por nacionalistas.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  26. Suscribo todo lo que se dice en este artículo, todo y que no nos falte el jamón ibérico. Un cordial saludo y feliz año nuevo.

    ResponderEliminar
  27. Si no le molesta que le pida su opinion ¿Que opina usted sobre establecer una MERITOCRACIA en España?
    Tenga ud en cuenta que todos hemos podido ver a la actual minista de Sanidad con una pulsera Power Balance colocada en la muñeca.

    ResponderEliminar
  28. Jorge:
    La democracia es el gobierno de las mayorías con el respeto a las minorías.
    En Estepaís pueden gobernar las minorías con alianzas, en contra de la voluntad expresada en las urnas por los ciudadanos.
    Vease lo ocurrido en Madrid con Esperanza Aguirre, donde la izquierda se alió para conquistar el poder y muy ufana se declaraba ganadora de unas elecciones que perdió, y volvió a perder a los pocos meses.
    Ya es hora de que sean los enemigos de España los que gobiernen en la sombra, sin que ello les suponga desgaste, pues siempre se llevan las inversiones para sus tierras.
    No pasaría nada porque se prohibieran ciertos partidos. Nadie se queja de que no pueda existir un partido nazi.
    Curiosamente es el PNV el único partido europeo que luce una svástica.
    Qué se diría de él si fuera "españolista". Nos lo podemos imaginar.
    Si es ilegal un partido nazi por qué no se puede declaraar ilegar el partido comunista, responsable de muchos más millones de muertos a lo largo y ancho del mundo?
    Lo mismo lo que hay que hacer es una circunscripción única, y dejarnos de las provinciales. Al fin y al cabo los diputados son representantes de todos y cada uno de los ciudadanos, y obligarles a presentarse en todas las provincias, no sólo en las de su preferencia, un porcentaje mínimo de votos a nivel nacional...
    Una cosa es respetar a las minorías y otra muy diferente que gobiernen nuestras vidas y haciendas cuando sólo se preocupan de sus intereses particulares.

    ResponderEliminar
  29. Paco Hidalgo:
    Lo bueno de que los musulmanes no coman jamón es que a más tocamos, y nuestra ración se vería reducida si todos los que nos invaden lo pidieran a su mesa (con el agravante de que a ellos se lo subvencionarían)
    Feliz año nuevo para Ud. y los suyos.

    ResponderEliminar
  30. Alberto:
    Yo no tengo inconveniente, pero seguro que los partidos pondrán todo tipo de trabas: tendrían que despedir a la mayoría de sus cuadros y dirigentes.
    Por lo que oí de la power balance fue el mismo día que el ministerio de la interfecta denunciaba que la dichosa pulserita no valía para nada.
    Genial!
    Cuando se diese cuenta la saña menestra diría eso de que hay siglos que una no está para nada.

    ResponderEliminar
  31. Se trata de un artículo extraordinario, que dice verdades como puños. Tenemos una administración elefantiásica, que no hay dinero para tantos reinos de táifas.
    O se reduce la asministración y el Estado recupera parte de las transferencias, o esto no tiene arreglo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  32. como apuntaba mi querido Sefirot estos le tienen más miedo a la Meritocracia que a los propios Anarquistas.
    Para ser juez o medico además de estar a la altura se debe tener cierta vocación y mucho trabajo.
    la casta politica a la que aspiramos en mi humilde opinión deberia serlo tambien por vocación de servicio ,
    para asegurarnos de que eso ocurre asi nada mejor que tener estudios superiores,especialización ect para poder optar a un ministerio y su sueldo como el de un funcionario de el referido nivel. RECORDAR QUE LES PAGAMOS NOSOTROS PARA QUE GESTIONEN, SI QUIEREN SER MILLONARIOS QUE NO SEA A COSTA DEL PUEBLO. Tambien podria ser que cobrarán un poco mas ...pero entonces no deberian tener PENSION de por vida al 100% por 7 años de servicio

    ResponderEliminar
  33. Así es. La crisis económica no es tan profunda si lo que subayace en el fondo de las cosas es una crisis política.
    Hoy nos hemos levantado con la noticia de que l Supremo da la razón a los expoliadores del Archivo de Salamanca.
    Se sienta un precedente peligroso que va en línea opuesta a lo que dice don Luis del Pino. Luego el problema no es ya el diagnóstico. Que está ya muy bien hecho. El problema es quien se va a atrever a modificar la Constitución y quién será capaz de entender esta reforma como necesaria y esté dispuesto a votarla.
    ¿Rajoy?.

    Feliz Año Nuevo a todos.

    PD: Discúlpa pero anoche cuando me disponía a seguir leyéndote se rompió la conexión. me quedé sin internet. Así que si no respondí a este último post tuyo fue por causas involuntarias.

    Por cierto, al sr. Dams le debo una discúlpa. no le he contestado por motivos profesionales. Pensé que me daría tiempo responderle y tuve que hacer un viaje relámpago.

    Así que si me lee que no considere mi desatención con él como un gesto de desaire. Cuando entremos en el año nuevo, me leeré sus respuestas y le responderé si ello fuera necesario.
    Feliz Año Nuevo también para el sr. Dams.

    ResponderEliminar
  34. José Luis Valladares:
    El problema que padecemos es estructural: tenemos un gasto que no nos podemos permitir, por eso el resto de países han superado, o están en vías de superar, la crisis, mientraas que nosotros vamos de mal en peor.

    ResponderEliminar
  35. Alberto:
    Lo que tienen que tener cuando entran en política es una carrera profesional, una trayectoria.
    Aquí la política les sirve para meterse posteriormente en consejos de administración, donde sirven de enlace con la administración.
    Muchos no han cotizado a la seguridad social como empleado o autónomo en su vida.
    Salen elegidos, mientras tranto pasan a ser funcionarios o catedráticos, o como de la Vega, magistrados sin haber dictado una sentencia en su vida.
    Luego a las cajas de ahorros o a las empresas públicas.
    Quizá algún día den una clase en esa univeersidad por la que son catedráticos, si es que recuerdan la asignatura.
    O pasarán a presidir una de esas fundaciones de los partidos tan generosamente subvencionadas.
    Cuando se jubilen pocos de ellos habrán hecho un trabajo en beneficio de una empresa.
    No creo que debieran ganar más. Los sueldos en Estepaís son muy bajos, somos el país de los 20 mil duros. Sus sueldos se hallan claramente por encima de la media, y su mediocridad es alarmante.

    ResponderEliminar
  36. Eleonora:
    El gran problema es que todos viven de este cuento. Ninguno quiere ponerle el cascabel al gato porque entonces miles de afiliados, amigos y parientes se irían al paro al momento, y nadie está dispuesto a sacrificar su cuota de poder.
    El Supremo falla lo que le dicen que falle, que para eso les han puesto ahí los políticos, recogen su cesta de navidad y no se meten en problemas.
    La justicia en Estepaís no es independiente, y no podemos esperar nada de ella. Vemos argumentos legales imposibles, inverosímiles, disparatados, que atentan contra el sentido común, pero como somos el pueblo llano nos toca acatar la sentencia y callar.
    Otros que merecen una buena guillotina.

    ResponderEliminar
  37. Joer ..que mal esta el panoramaaa....no se me ocurre otra cosa que podamos hacer que una revolución al estilo de la de "Los Claveles" portuguesa a ellos les funcionó.

    ResponderEliminar
  38. Alberto:
    Quizá si hiciéramos una revolución con guillotina, y lográsemos quitarnos de encima a toda la casta...
    Porque aquí son castas familiares que se enquistan en los partidos y la administración y sea el partido que sea ellos siguen mandando.
    Se colocan en las altas esferas de los ministerios, de las industrias privadas y públicas, se casan entre ellos....
    Mira los Calvo Sotelo, (por poner un ejemplo), ministros con UCD, con el PSOE... siempre hay uno de la familia para salvar de la quema a los de la otra rama familiar.
    La única solución es mandarlos a todos al paro, con requisa de bienes, que todas sus industrias siempre viven de la subvención, y siempre saben dónde invertir pues se lo dicen sus familiares en las subsecretarías, direcciones generales, etc.
    Seguimos siendo vasallos.

    Dejemos ésto y hoy permitámonos una alegría.
    Feliz noche y a disfrutarla.

    ResponderEliminar