martes, 26 de enero de 2010

Alguien nos toma el pelo

Hace poco escuchaba una cita, cuyo autor no recuerdo, que hablaba de lo peligrosas que son aquellas mentiras que se disfrazan de buena voluntad y de la procura del bien común para que caigamos en las redes del tramposo y nos dejemos guiar por sus designios. Qué gran verdad, sin duda. 
Yno falla. Sabio protector de la humanidad que surge, estafador en ciernes, y si está protegido por la ONU (auténtico puerto de arrebatacapas), ya no nos cabe la menor duda, es un espabilado que trata de sacarnos los dineros vía subvenciones a las instituciones que preside e invirtiendo en empresas cuya cotización subirá sin duda, pues merced a sus recomendaciones las inversiones gubernamentales en esas industrias subirán de forma exponencial.
Y aquí nos encontramos con Rajendra Pachauri, el presidente del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) de la ONU.




( Ya hace tiempo comentamos cómo muchos de los científicos implicados en el proyecto nos ofrecían datos falsos, ocultaban los que no les convenía, y hacían todo tipo de trampas con tal de seguir viviendo de las subvenciones de gobiernos y empresas. Trataron de justificarse diciendo que lo habían hecho para movilizar a la sociedad, es decir, traduciendo al español común: nos mentían para hacernos creer en sus tesis, crear alarma innecesaria y recibir dinero). Este sujeto es un caradura de tomo y lomo, y además le ríen las gracias y es recibido como un gran prohombre por los poderosos. Un artista del trinque.




Resulta que tan ilustre personaje se dedica a invertir su nada desdeñable fortuna en industrias cuyo balance depende en gran medida de sus recomendaciones políticas. El señorito invierte en eólicas y hace un informe recomendando el uso de la energía eólica, los gobiernos corren a subvencionar dichas industrias y su cotización sube como la espuma, mientras el Sr. Pachauri recoge la merecida recompensa a sus desvelos en forma de dividendos y de cotizaciones al alza. 






Que las predicciones realizadas hace tiempo por el IPCC diciendo que los glaciares del Himalaya  

 

 


se habrían reducido en un 75% para el año 2035 careciera de base científica, como tuvieron que admitir, y que en realidad fuese hecha para el año 2350, pero se produjo un error tonto (esto lo admito, todos nos equivocamos al teclear),  ha nadie ha escandalizado. Que nadie se molestara en comprobar y verificar ese presunto estudio, que se halla silenciado el fraude, es lo que a mí me escandaliza. Quieren que comulguemos con ruedas de molino, y no se paran en barras a la hora de imponernos el pensamiento único y único pensamiento políticamente correcto.





Nos mienten, nos toman el pelo y se enriquecen a nuestra costa, a la par que tratan de dominar nuestras mentes. Rebelémonos contra estos grandes estafadores, seamos críticos y procuremos recabar opiniones independientes que nos guíen hacia la verdad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada