viernes, 22 de enero de 2010

Desde el Big Bang 2

Así que ya nos encontramos en los primeros instantes tras el Big Bang.
Según la teoría, a  t = 1 x 10 elevado a -30 segundos el universo expandió su tamaño 1x 10 elevado a 50 veces, desde el tamaño de un átomo hasta el de la pelotita de tenis. Es lo que se conoce como proceso inflacionario. A partir de ese instante la expansión se haría más lenta.
Y comenzó a formarse la materia. Pero, siempre hay un pero, la ecuación de Einstein E=MxC2 no predice si el resultado de la conversión de energía en masa ha de ser materia o antimateria, por lo que en un primer momento se debieron formar cantidades idénticas de ambas, que se aniquilaron mutuamente, dando lugar a la Radiación Cósmica de Fondo.
El descubrimiento de esta Radiación fue una de las pruebas más importantes halladas para validar las teorías del Big Bang y de la Relatividad , y fue casi fruto del azar.
Corría el año 1965 cuando Arno Penzias y Robert Wilson






que trabajaban para la compañía telefónica “BELL” estaban probando una antena para recibir señales de radio desde un satélite de telecomunicaciones cuando recibieron lo que creyeron electricidad estática imprevista. Esta electricidad procedía de un bombardeo uniforme de radiación (es decir, que llegaba en la misma cantidad desde cualquier dirección, por lo que se denomina isotrópica) con una temperatura de  3 grados Kelvin (-270 gradosCentígrados, pelín frío).

 


Se investigó el origen de la radiación y se concluyó que su origen radicaba en los primeros instantes tras el Big Bang y era el producto de la aniquilación materia-antimateria. Recordemos que si una partícula se encuentra con su antipartícula ambas se aniquilan, produciendo energía que es transportada por los fotones, que son partículas sin masa que se mueven a la velocidad de la luz.
Estos fotones llevaban viajando por el espacio miles de millones de años. Se calcula que por cada partícula materia que compone el universo hay mil millones de fotones, lo que quiere decir que en los primeros instantes hubo un pequeño excedente de materia sobre la antimateria, 1 parte por cada 1000 millones. De no haber sido así sólo habría quedado la radiación, siendo imposible la formación de las estrellas, los planetas, y, por lo tanto, la vida tal como la conocemos.
Sin embargo, esta radiación sí interactuaba con la materia en épocas muy remotas, cuando el universo tenía un tamaño 1000 veces menor y su temperatura era de unos 3000 grados, Centígrados.
Hasta que la temperatura no descendió por debajo de ese límite el universo era un gran globo compacto del que ni siquiera los fotones lograban escapar, pues era tan denso que los fotones “chocaban” con las partículas materiales y “rebotaban” hacia dentro. Se dice que en aquellos tiempos el universo era opaco, y dejó de serlo cuando cumplió la longeva edad de 300.000 años, cuando la temperatura se enfrió  lo suficiente como para permitir que la radiación no interactuase con la materia y pudiese “escapar” y seguir expandiéndose.


 

Estas dos imágenes que os muestro, y que han sido tomadas en diferentes longitudes de onda, se supone que son imágenes de ese "globo" que comentaba unas líneas antes, así que serían imágenes de un universo con 300 mil años. Según mis noticias, sería imposible, en el momento actual, obtener imágenes que fuesen más atrás en el tiempo, de ahí que se hable de esa opacidad del universo primitivo. (Por favor, si alguien tiene otras noticias, que lo comente)



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada