domingo, 10 de enero de 2010

Domingo 10/1/10




Tanto hablar de la fuerzas de la Naturaleza ( o interacciones, según la teoría cuántica), se me olvidaba hablar de una de ellas: Elvis Presley.
(Sí, ya sé que los físicos, astrónomos y demás ralea no la contemplan como tal, pero este es mi blog y he decidido incluirla porque me apetece y la considero como tal)







De haber seguido vivo, el pasado viernes, día 8, hubiera cumplido 75 años. No quiero aburrir a nadie con detalles biográficos del personaje (por otra parte, yo no soy mitómano y me importan muy poco), pero desde este humilde rincón quiero rendir homenaje a una de las voces más importantes del siglo XX, y a un cantante que tenía un estilo sin par, tanto en su música como en su baile. Tal fue su genio que yo me niego a intentar describirlo, pues me faltan las palabras y me sobra la emoción cuando escucho algunas de sus interpretaciones.


 

Son las 22.02 hrs. Sigue nevando. Sólo piso nieve. LLevo unas noches con temperaturas de -4, -5ºC. Pero no pasa nada. Es cosa de mi imaginación. Los calentólogos dicen que el planeta se calienta constantemente, pero mi torpeza me impide ver la verdad de sus argumentos. Mis sentidos me engañan. Yo abrigándome, no sé por qué, si ZP y Green Peace me dicen que debiera ir en bermudas y camiseta. Estaré volviéndome loco? Soy políticamente incorrecto? ¡SÍ!, Pero lo único cierto es que no os recomiendo estar esta noche en la calle. Yo, por mi parte, me voy a ella, que tengo que seguir trabajando. (Por cierto, no creo que haya ni un calentólogo haciéndolo, que se lo prohíbe su religión)

Ya he vuelto. Mis sentidos me siguen engañando (esquizofrenia?), pero la nieve sigue cayendo. 
Dormid bien y calentitos, que el calentameinto global no os protege de nada, aunque debiera hacernos permancer alerta contra tanta tontería falsamente bientinencionada, que lo único que persigue es convertirnos a la fe de una nueva religión laica, y pastorearnos como  a borreguitos, para seguir cobrando subenciones estatales, que es de lo que se trata.



 

  

Estos barcos también tiran sus excrementos al mar, viviendo a costa de nuestros impuestos y sin dar explicaciones a nadie de dónde van a para sus fondos. Me avergüenza escribirlo, pero hace pocos días, durante la cumbre de Copenhague unos cuantos de ellos se colaron en una fiesta oficial, vestidos de gala. Quién les pagó los trajes para que ellos cenaran a cuerpo de rey? y encima se hicieran los héroes en un lugar donde nada les podía ocurrir! A China, Rusia, Cuba, Corea del Norte no van... por qué será?
Ya trataremos de todo esto en su momento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada