domingo, 17 de enero de 2010

La Antimateria





La antimateria, como su propio nombre indica, se compone de partículas exactamente iguales a las ya descritas anteriormente, pero con carga eléctrica opuesta y cuyo movimiento rotatorio se ha invertido, es decir que el protón tendría carga negativa y el electrón carga positiva, siendo el resto de características (masa, espín, etc.,) iguales.
Al menos en la teoría, si nuestro universo estuviera constituido por antimateria, no observaríamos diferencia alguna. Pero qué pasa con el neutrón, que es eléctricamente neutro? Al parecer, seguiría siendo neutro y variaría el sentido de la rotación.
Qué ocurriría si una partícula y su antipartícula se encontraran? Sencillamente ambas se aniquilarían mutuamente, desapareciendo, pero produciendo energía en forma de rayos gamma, pues ya sabemos que nada puede desaparecer, sino transformarse, y la famosa ecuación de Einstein E=m x C2 ya predice la equivalencia entre masa y energía.




Cómo se llegó a este descubrimiento?
Corría el año 1931 y el eminente físico Paul Dirac




trataba de crear una mecánica cuántica relativista, es decir, de unir matemáticamente la física cuántica (que se ocupa de lo pequeño) con la relatividad (que se ocupa de lo muy grande). En definitiva, que tenía mucho tiempo libre y muchas ganas de fastidiar al prójimo.
Una de sus ecuaciones, la que describía el electrón, le daba dos soluciones, una positiva y otra negativa, ambas correctas, de lo que se deducía que además del electrón debía haber otra partícula igual y de carga opuesta.




Ni él mismo daba crédito a sus cálculos, pero pocos años más tarde se observó un positrón (un antielectrón) en los residuos producidos por los choques de las partículas que componen los rayos cósmicos que bombardean la Tierra constantemente, lo que le hizo decir que su ecuación había sido más lista que él.
Continuaron las investigaciones y se observaron el resto de antipartículas.
Grandes aceleradores de partículas como el CERN







han logrado crear ínfimas cantidades de antimateria (por cada millón de protones incidiendo sobre un blanco se consigue formar un antiprotón, milbillonésimas de gramo al día), lo que ha confirmado la teoría.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada